El humor: un gran aliado en el aula

8 abril 2014 / Categoría: Aprendizaje, Noticias  0 comments

¿Mamá, por qué tengo que ir al cole si es un rollo?  

Me dijiste que era divertido :-/

 

Somos conscientes de que los profesores no se forman para ser comediantes, pero sí sabemos que crear un clima adecuado facilita el aprendizaje. Y la diversión correlaciona positivamente con la retención de información y con la puesta en práctica de los conocimientos adquiridos.

Ed  Dunkelblau, director del Instituto para un Aprendizaje de Inteligencia Emocional  y consultor de escuelas sobre asuntos sociales y aprendizaje emocional (SEL), nos ofrece su postura sobre los beneficios del humor en el aula.

Existe una gran un gran número de artículos que apuntan  a la idea de que el humor reduce el estrés y la tensión en el aula, mejora la atención y la retención de información y  favorece una comprensión creativa. También  crea un vínculo gozoso entre el  corazón y la mente.

Más aún, crea sensación de placer y de plenitud,  y  una experiencia común y positiva que lo envuelve todo.

 

Estrategias para sacarle partido al humor:

A continuación se apuntan estrategias para disipar el ambiente pesado en el aula, teniendo en cuenta una máxima: no hay lugar para el sarcasmo ni para las bromas de mal gusto.

  1. Reírse de uno mismo cuando se hace algo tonto o equivocado. Repítalo y ríase de ello.
  2. Incluir  ítems graciosos en los tests, trabajos deberes. El autor afirma que disfruta incorporándolos en los tests de respuesta múltiple en la Universidad. En una de las opciones para identificar psicólogos,  propone  a Calamari y Endive ( Calamar y Endivia ) como opción. Esto siempre desencadena una sonrisa que ayuda a rebajar tensiones.
  3. Colgar en un  rincón un corcho con bromas e ideas graciosas. Menciónelas de vez en cuando en clase y sugiera a sus alumnos que hagan lo mismo.
  4. Tener un archivador con viñetas humorísticas y tenerlas a mano para que los alumnos puedan disponer de ellas.
  5. Fijar un viernes para hacer bromas. Pida a los alumnos que lleven bromas a clase. Las pueden compartir bien al principio de la mañana, como transición entre el almuerzo y la siguiente sesión, o al final del día.
  6. Incluir  de vez en cuando deberes  que requieran ejercer el humor, por ejemplo que escriban sobre qué cosas les parecen divertidas a ellos o a los demás.
  7. Hacer traer a los chicos libros que les parezcan divertidos, preguntarles qué los hace graciosos y pedirles que pongan ejemplos del libro.

El humor es un gran antídoto del estrés.

Fuente: Edutopia

 

Lluca Salvo

(lluca.salvo@es-coaching.es)

 

 

 



Deja un comentario

LEGAL

© 2019 es-coachingeducativo.es. Todos los derechos reservados.
Diseño y realización web: Jesús Sanz & Wanagu ed..