Una mañana de enero después de Reyes.

12 enero 2018 / Categoría: Aprendizaje, Educación, Noticias  0 comments

8:50 de la mañana. Subimos al coche. La niña se ha dejado el abrigo. Yo ya de los nervios. Mientras desaparco, sube a por él. Busco música en el dial.

Le pido perdón por las prisas y le voy haciendo el desglose de los planes del día: “traéte los deberes a medio día, que tienes conservatorio. Aprovecha el tiempo en clase”. Comento mientras hago el giro la suerte que hemos tenido en la rotonda.

Son 58. ah no, 59, que el reloj del coche atrasa un minuto, de momento…

Llegamos al paso de cebra: ¡bingo! cruzan unos niños. Ella se baja del coche y le tiro un beso. Refunfuño para mis adentros y continúo.

Voy planificando para mejorar el “modus operandi” mientras sigo mentalmente acelerada. Me pongo en modo “maximizar los tiempos”. Y no se sabe cómo, me caigo del guindo. Eureka.

El diagnóstico es el primer paso hacia el cambio.

Que no hay ninguna necesidad de ir recordando a cada paso lo que hay que hacer en todas las fases del día, y menos aún cuando estamos en tiempo muerto. Que estos momentos son sagrados para desconectar. Tampoco hay que ir tan justos, así que vamos a tomar más tiempo de anticipación. Yo por mi parte voy a trabajar más la paciencia, la madre de la ciencia.

Así que hora que lo veo todo más claro, ¡súbeme la radio!

¡Que tengan un buen día!

 

PS/ Pie de foto, tomada por mi hija: aproximación al paso de cebra en cuestión, con las Torres de Madrid, al fondo, tocando las nubes (19 oct, 2017, 8:55, ese día sí que  llegamos con tiempo)

 

Lluca Salvo



Deja un comentario

LEGAL

© 2018 es-coachingeducativo.es. Todos los derechos reservados.
Diseño y realización web: Jesús Sanz & Wanagu ed..